POR PROBLEMAS DE ORDEN PÚBLICO, PODEMOS PRESENTAR RETRASOS EN LAS ENTREGAS.
ENVÍOS GRATIS DESDE $ 99.900

PRODUCTOS EN MI CARRITO

Vida En Movimiento

¿Piernas pesadas? ¿Venas varicosas? ¿Trombosis? ¿Linfedema? Nuestra gama de productos satisface todas las condiciones y necesidades, desde la flebología hasta la linfología, y están adaptadas para usarse durante el embarazo, actividades deportivas y más.

¿Cómo usar las medias de compresión?

No-Varix entiende que usar medias de compresión requiere de nuevos hábitos y un cambio en la rutina diaria. Por esta razón, es importante comprender el por qué se han prescrito, cómo funcionan (conocer el significado de compresión graduada), cuándo usarlas, cómo lavarlas y cuidarlas, y cuándo reemplazarlas. También es importante saber qué hacer en caso de algún incidente.

¿Por qué usar medias de compresión?

Las medias de compresión (comúnmente conocidas como medias para varices o calcetas de compresión) juegan un papel importante en la prevención y manejo de muchos padecimientos, que incluyen:

  • Enfermedad venosa crónica
  • Síntomas comunes como son: venas varicosas, edemas, cambios en la piel o úlceras venosas en las piernas
  • Linfedema
  • Lipoedema o Lipo-linfedema
  • Pies o manos hinchadas durante el embarazo
  • Trombosis venosa profunda (TVP)

¿Cómo funcionan las medias de compresión?

El estilo de vida, la edad, la predisposición genética, el estar sentado o de pie durante mucho tiempo, los viajes largos y el embarazo, son factores que pueden tener un impacto en la salud de tus venas. Las medias y prendas de compresión trabajan para reducir las posibles complicaciones de estos factores al aplicar una presión gradual en las piernas, comenzando con mayor presión en el tobillo que va reduciendo conforme sube hacia la pierna. Esto promueve la óptima circulación de la sangre y ofrece alivio y comodidad a quienes padecen enfermedades venosas. Además, las medias y prendas de compresión contrarrestan la acumulación de líquido, lo que ayuda a mantener el volumen y la forma saludable de la extremidad afectada de los pacientes con linfedema.

Las medias de compresión están disponibles en diferentes telas, estilos, rigidez y clases (cantidad de presión aplicada). Si bien, en términos generales, cuanto mayor es la clase, mayor es la compresión, es importante recordar que el rango de presión para cada clase varía entre fabricantes y países.

¿Cuándo usar medias de compresión?

Las recomendaciones sobre cuándo usar medias de compresión serán proporcionadas por el profesional de la salud que las recete. Sin embargo, también puede darse el caso de que los artículos de compresión baja sean adquiridos sin necesidad de prescripción médica. En este caso, es importante leer cuidadosamente la etiqueta del artículo para asegurarse de que sea el producto correcto para ti, que se use en el momento adecuado y que no haya restricciones o contraindicaciones para su uso.

Generalmente, se recomienda utilizar las medias de compresión por la mañana y dejar de usarlas por la noche, dando a la piel la oportunidad de descansar, así como la posibilidad de aplicar productos para el cuidado de esta. Se recomienda usar medias de compresión durante la actividad física y el ejercicio, cuando la carga linfática generalmente está en su punto más alto.

Instrucciones de lavado y cuidado

Se deben tener en cuenta las instrucciones de lavado y cuidado, pues de esto dependerá la vida y conservación de tu prenda. Se recomienda leer y seguir adecuadamente las instrucciones que el fabricante especifica para el tipo de calcetín de compresión utilizado. Es muy común que se recomiende secar las medias al aire libre para mantener la elasticidad, a menos que se indique lo contrario. También es importante recordar que las medias de compresión pueden dañarse con joyas, objetos afilados y, comúnmente, por técnicas incorrectas de colocación y uso.

Reemplazo

Si bien es importante lavar y cuidar correctamente las medias de compresión, para extender su vida útil, es importante que tu profesional de la salud vuelva a evaluarte. Se recomienda reemplazarlas cada 6 meses aproximadamente.

¿Qué hacer en caso de sufrir alguna complicación con tu prenda?

Las medias de compresión deben poder ponerse y quitarse adecuadamente para sentirse cómodo. Deben ajustarse correctamente tal como fue recetado. En el caso de que se presente algún problema con la tela, el ajuste o se presentara alguna reacción adversa, se recomienda ponerse en contacto con el especialista que prescribió el uso de las medias.